Wednesday, August 18, 2010

Reseña de "The Final Frontier", canción por canción.

El día de ayer recibí (por fin) el nuevo disco de Iron Maiden, The Final Frontier.
Por supuesto, se podrán imaginar que ante tal evento no pude evitar darle varias escuchadas, y aquí les voy a dar mi impresión del disco.
En general, el disco creo que es grandioso. Una gran experimentación musical, canciones épicas y complejas, y ambientes creados para llevarte a distintos lugares por medio de la música. Escuchar The Final Frontier es darse un viaje sin drogarse, que, al menos para mí, fue extásico. The Final Frontier es un disco tan especial que no tiene ningún sentido compararlo con nada de lo que Maiden ha hecho anteriormente. No quiero decir con esto que hayan superado obras maestras como Brave New World, Powerslave o Seventh son of a Seventh son. Tampoco puedo decir que sea inferior a ellas. Simplemente es algo tan diferente, que no puede compararse con nada. No es ni mejor ni peor, simplemente es distinto y grandioso, a su manera.

Antes de continuar quiero decir que Yo no soy el típico "Fanboy" que considera que cualquier cosa hecha por Iron Maiden ya por ser de Iron Maiden es grandiosa, de hecho, hay cuatro de sus discos que realmente no me gustan: No prayer for the dying, Fear of the dark, The X Factor y Virtual XI. Ahora sí, es momento de reseñar canción por canción.

1. Satellite 15...The Final Frontier. Esta canción de dos partes es quizá lo más experimental que ha hecho la "doncella" en toda su carrera. Los primeros cuatro minutos, que son la parte de Satellite 15, están llenos de sonidos extraños, los gritos de Bruce llenos de desesperación. Más que una canción, es una representación teatral con efectos de sonido a base de guitarra, bajo, batería y teclados. Aquí escuchamos a un hombre desesperado por estar a la deriva en su nave, completamente solo, sin poder establecer contacto ni si quiera con el satélite más cercano, aislado totalmente de cualquier palabra de aliento que le pudiera dar otro ser humano. Tras llegar al clímax de su desesperación, se relaja y esto nos lleva a la siguiente parte: The final frontier, en la cual el individuo finalmente se resigna y decide asumir su destino, lo que nos lleva a una canción con una estructura más "tradicional", con estrofas y coro, buenos riffs de guitarra, un gran solo y un coro que, a pesar de ser repetitivo, es bastante pegajoso. Ciertamente, Una gran canción.

2. El Dorado. No se si sea porque esta canción ya la había escuchado varias veces desde hace más de un mes, y tal vez ya estoy un poco "harto", por decirlo de una forma. Pero creo que esta, a pesar de ser una buena canción, es la más débil del disco. Una estructura más tradicional, ritmos pegajosos y un tema interesante que nos habla de cómo un estafador engaña a la gente haciéndoles creer que van a abordar un barco que los llevará a una ciudad donde las calles son de oro. El barco se hunde, la ciudad no existe y él se queda con todo el dinero. Sin embargo, creo que le falta dar ese paso más allá que sí dieron las otras canciones del disco.

3. Mother of Mercy. Ciertamente una de mis canciones favoritas del disco. Una canción que habla de una guerra apocalíptica, desde el punto de vista de un soldado que la pelea. Una letra impactante y una canción que impone el ambiente adecuado para ella: por momentos deprimente y por momentos agresiva. El final, abrupto, golpeado e impredecible, es como el final de un soldado en la guerra, y es más que lo indicado para una canción semejante.

4. Coming Home. Una canción nostálgica que habla del regreso al planeta Tierra después de un viaje espacial. Cuando escucho esta canción, me acuerdo de algunos viajes largos que he hecho y de la sensación que sentía al regresar a casa. Ciertamente una pieza muy bien lograda, donde Bruce Dickinson, con su gran voz, le pone un sentimiento único que hace de esta canción una gran experiencia y le quita todo lo cursi que podría haber sido.

5. The Alchemist. Esta canción se parece más a lo que Iron Maiden ha hecho en el pasado. Con una gran velocidad y potencia, bien podría colocarse en un disco como Powerslave. Aquí se nos habla de un alquimista que vio su reino y su vida destruidos por una traición, y ahorá está decidido a reconstruir y a vengarse. A los que les guste cabecear, ciertamente les gustará está gran canción.

6. The Isle of Avalon. A partir de está canción el disco se torna más progresivo y las canciones son más extensas. Esta es otra de mis favoritas. Habla de la búsqueda de la mítica isla de Avalon. Con muchos cambios de tempo, grandes solos de guitarra, y un ambiente lleno de misterio, esta canción de nueve minutos se pasa bastante rápido, su duración pasa desapercibida, y te transporta a lugares misteriorosos.

7. Starblind. En cuanto al tema, puede que me equivoque, pero a mi me da la impresión de que esta canción es interpretada desde el punto de vista de un viajero del espacio que sabe que se acerca el fin del mundo y que dejará la Tierra de forma definitiva, para viajar por muchos años en búsqueda de un planeta habitable, y, molesto con la forma en que se utilizó la religión para llevarla a su destrucción, da un impactante discurso de despedida. Aquí de nuevo sobresalen las vocales de Dickinson, que demuestra su gran capacidad. Otra canción con muchos cambios que te lleva a diversos lugares por medio de la música y que te hace experimentar esa sensación de estar fuera de este mundo, sin estar bajo el efecto de ningún veneno recreativo (o sea, drogas).

8. The talisman. Con un inicio lento al cual hay que tenerle mucha paciencia, esta canción recompensa esa paciencia con unas buenas dosis de heavy metal duro y potente. La canción nos habla de un navegante que decide dejar su país, lleno de problemas, en busca de un destino desconocido, que no puede ser peor. Todo parece ser tranquilo (y de ahí el intro lento) hasta que a la mitad del camino, justo cuando ya no hay retorno, ocurre una terrible tormenta que mata a muchos de los tripulantes. Finalmente, algunos sobrevivientes logran escapar de la tormenta y llegar a la nueva Tierra, pero el navegante está ahora cansado y enfermo, y apenas alcanza a vivir lo suficiente para ver las costas de su destino final. Una canción totalmente impredecible e inesperada, que no deja de sorprender.

9. The man who would be king. Esta canción continúa con la misma tendencia de las anteriores, teniendo un inicio lento y después entrando a una secuencia progresiva de Heavy Metal en su más pura expresión, con constantes cambios de tempo y de ritmo. Aquí se habla de un hombre que lo tenía todo y lo perdió por haber tomado una mala decisión, al haber matado, y ahora busca respuestas para rehacer su vida. Ciertamente es una gran canción, igual que las tres anteriores, pero creo que desde mi punto de vista subjetivo, es la "menos buena" de esta sección del disco.

10. When the wild wind blows. Wow. Wow. Wow. Wow. Wow. Así es como me dejó está canción. Ciertamente la mejor canción de todo el disco. Es una canción épica, que nos habla de como ante el pánico por la posibilidad de una guerra nuclear, una pareja decide suicidarse durante un terremoto, pensando que venía el final, pero que realmente fue tan sólo un temblor de tierra común y corriente. Once minutos de escuchar a Bruce Dickinson, Steve Harris, Janick Gers, Adrian Smith, Dave Murray y Nicko Mcbrain contar la historia como mejor saben hacerlo, con una voz experta que te lleva por los diversos momentos de ésta poniéndole toda la emoción y un gran acompañamiento musical, que hacen que se pase como un relámpago. Es además una canción adictiva, no he podido dejar de escucharla, una y otra y otra vez. Normalmente las canciones tan largas, por más grandiosas que puedan ser, cansan. Esta todo lo contrario, te dega con ganas de más. Es ciertamente la mejor composición que ha hecho la banda desde que Bruce Dickinson regresó en el 2000, haciéndola de paso, a mi juicio al menos, también una de mejores de toda su carrera.

Calificación final al disco: 95/100.

1 comment:

Anonymous said...

concuerdo contigo When the Wild Wind Blows es la mejor, buen analisis