Friday, April 28, 2006

Hall of Shame: jugadores de la NFL que han decepcionado.

En la NFL muchos jugadores han generado grandes expectativas y finalmente han resultado ser un verdadero fiasco, y algunos lo siguen siendo. Seguramente habría muchos jugadores aquí de los que nunca he oido hablar, pero por el momento les incluyo los más importantes que yo recuerdo:
1. Ricky Williams. Este corredor llegó a Miami después de estar pocos años con Nueva Orleans, para tener una temporada como el mejor corredor de la NFL. Posteriormente, tuvo una temporada mediocre y decidió retirarse de forma abrupta, cuando toda la ofensiva estaba construida en base a él. Esto causó que miami tuviera la peor temporada de su historia. Regresó un año después para poder saldar su deuda que 8.6 millones de dólares por inclumplimiento de contrato, y al terminar la temporada fue suspendido por un año por drogo. Ahora sí, no creo que los delfines lo quieran de regreso ya teniendo 30 años en el 2007, o sí?
2. Ray Lucas. Este individuo tuvo una gran temporada con los jets, cuando su en ese entonces quarterback, Vinny Testaverde, estaba lesionado. Se empezaron a decir grandes cosas de él, pero el probó ser bastante malo, al grado que después, ya en los delfines, al suplir a Jay Fiedler, perdió varios juegos de formas bastante estúpidas.
3. Kordell Stewart. Otro QB Malísimo, el cual quien sabe por qué, estuvo varios años en Pittsburgh, resultando en Pitsburgh convirtiéndose en un equipo mediocre. Finalmente fue despedido, y desde entonces ya no logró tener un puesto como titular.
4. Joey Harrington. Ni se diga, otro QB que decepcionó a todos. Después de ser tercera selección del Draft, jugó muy mal en sus primeras temporadas en detroit, y ahora será en miami el sustituto de culpepper. Qué decepción.
5. Barry Foster. Un corredor de Pitthsburgh que fue seleccionado en el draft en 1990. En 1992 se convirtió en el corredor titular, y logró 1690 yardas. Después de eso, tuvo dos temporadas con yardaje mediocre mayormente debido a lesiones que no le permitieron jugar. En 1995 se fue a Carolina pero falló un examen médico, lo que lo obligó a irse a Cincinnati, pero decidió retirarse pocos días después. ¿Necesito decir más?
6. Martin Gramatica. Este era realmente un buen pateador. Estando aún joven, de repente, de una temporada a la otra, ya no daba una, lo que causó su abrupto retiro a la mitad de una temporada.
7. Kerry Collins. Este QB logró llevar a los gigantes a un superbowl, y después de eso, no ha hecho nada interesante. Al ser transferido a Oakland, buscando hacer mancuerna con Randy Moss, probó lo malo que realmente es.
8. Drew Bledsoe. Este QB empezó jugando en Nueva Inglaterra como novato, y todo el mundo tenía grandes expectativas, se decía que iba a ser uno de los grandes. Su juego, por desgracia, fue muy inconsistente. Después de haberse lesionado y haber sido sustituido por Tom Brady, estuvo en Buffalo, donde no logró mucho. Ahora está en Dallas, pero ya está viejo, y ya no le queda mucho.
9. Randy Moss. En Minnesota era grande. En Oakland, hasta ahora, ha decepcionado terriblemente. Esperemos que con Aaron Brooks logre hacer algo decente para que pueda sacarlo de aquí.
10. Terrell Owens. Ha hecho grandes cosas en San Francisco y en Philadelphia, pero todo lo que pasó la temporada pasada, insultando a su equipo y siendo despedido fue realmente lamentable. Ahora en Dallas, ¿con Drew Bledsoe? Así no creo que logre mucho. Aunque la verdad, al igual que con Randy Moss, me gustaría que Owens pruebe que estoy equivocado.


Si alguien se le ocurre otro que podría incluir aquí, puede decírmelo, y posiblemente modifique está entrada.

Thursday, April 27, 2006

Hipocresía -> lo más apreciado por nuestra sociedad

Hola, esto será tan sólo una pequeña reflexión, para que se den cuenta de una de las muchas causas de que la gente sea infeliz en este mundo...

Vivimos en una sociedad donde la hipocresía es apreciada, premiada y venerada, mientras que la verdadera honestidad es castigada y repudiada. Para muestra, falta un botón:

Hombre: "Hola, ¿quieres salir conmigo el viernes?"
Mujer 1: "No puedo, voy a estar ocupada"
Hombre: "¿El sábado?"
Mujer 1: "Tampoco, tengo un compromiso".
Hombre: "¿Cuándo puedes?"
Mujer 1: "No se, yo te aviso".
Pensamiento de la mujer 1: "Hasta crees que estoy ocupada, lo que pasa es que no me caes nada bien y no quiero verte".
Pensamiento del hombre: "Pinche vieja, si no quieres salir conmigo, mejor dímelo directamente".

Esto es visto como algo normal, ahora, veamos un contrajemplo:

Hombre: "Hola, ¿quieres salir conmigo el viernes?"
Mujer 2: "No".
Hombre: "¿Por qué?"
Mujer 2: "Porque me caes mal".

Pensamiento del hombre: "Pinche vieja hostil, hija de la chingada, podrías haber sido más amable".
Pensamiento de la mujer 2: "Creo que fui muy dura con él".

La mayoría de la gente, por supuesto, considera la segunda actitud de la mujer como algo de muy mal gusto, y la primera, a pesar de estar llena de mentiras, la consideran más "decente". ¿Es a caso la hipocresía y la mentira más decente que la verdad, sólo por ser amable? ¿Por qué demonios tiene que sentirse mal una persona después de ser abierta y honesta respecto a que alguien le cae mal?

Yo personalmente, encuentro a la segunda mujer admirable, y a la primera la encuentro totalmente repudiable.

Algo adicional que encuentro aquí, es que el hombre (en estos ejemplos) también es un hipócrita. Mientras a la hipocresía de la mujer 1 la repudia, diciéndose a sí mismo: "mejor dime directamente que no quieres salir conmigo" la verdad es que la prefiere, porque cuando escuchó a la otra mujer decirle con toda honestidad que le cae mal, lo repudió todavía con mayor intensidad. ¿Qué pasó? El hombre no supo manejar la verdad.

Así como este, podría presentar muchos ejemplos, pero la conclusión será siempre la misma: La hipocresía es premiada, y la honestidad es castigada, cuando la verdadera culpa es de quienes no saben manejar la verdad, y no de quienes la dicen. Y esto solamente hace que sea más difícil que los seres humanos alcancemos la verdadera felicidad, ya que al engañar a otros, también nos engañamos a nosotros mismos. No por nada existe ese famoso dicho: "la verdad nos hará libres".