Tuesday, February 26, 2008

Tests "de personalidad": ¿Hasta dónde vamos a llegar con esa ridiculez?

La curiosidad es uno de los más grandes defectos y a la vez una de las más grandes virtudes que la humanidad tiene. Y la curiosidad acerca de nosotros mismos no es la excepción. La falta de capacidad para realizar una auténtica introspección o de leer entre líneas lo que sucede a nuestro alrededor nos ha llevado a recurrir a otros para que nos ayuden a detectar y resolver nuestros problemas internos y los problemas que tenemos con los demás. Pero como una conversación con un psicólogo puede costar mucho tiempo y dinero, los mismos psicólogos desarrollaron pruebas que les ayudan a ver de forma más rápida lo que necesitan saber sobre las personas. Estas pruebas requirieron de un gran esfuerzo y análisis para desarrollarse. Sin embargo, estas pruebas también cuestan cantidades considerables de dinero.

Pero además de las pruebas profesionales desarrolladas por psicólogos, también tenemos unos "tests" de personalidad que vienen en medios impresos como revistas juveniles o más recientemente en medios electrónicos como facebook, que pretenden decirte con veracidad más información acerca de tí mismo y de quienes te rodean. Sin embargo, estos tests, al ser desarrollados con el dinero en mente más que con el beneficio de las personas que los toman, y al no ser hechas por psicólogos profesionales sino por escritores mediocres, normalmente tienen una gran cantidad de problemas.

El primer problema es que siempre pretenden llegar a conclusiones contundentes con muy pocas preguntas. Esto es porque un verdadero test profesional con un gran número de preguntas no sería apto para una revista comercial. Por supuesto, es algo realmente ridículo petender que se puede conocer a una persona por medio de unas pocas preguntas, que en ocasiones son demasiado vagas, y en ocasiones demasiado específicas.

El segundo es que muchas ocasiones, con tal de hacerlo un test "que venda", hacen las preguntas parcializadas en la dirección que más conviene al fin del lucro, y esto es, que te haga "descubrir" algo que tú no sabes o que crees que no es como la pregunta te hace creer que es. Un ejemplo muy sencillo de esto sería lo siguiente: Para determinar si tu novio o novia te es infiel, preguntas: ¿tú pareja mira a personas desconocidas del sexo opuesto? y las opciones son:Nunca, Con muy poca frecuencia y con frecuencia. Por supuesto, cualquier persona que no sea totalmente ingenua contestará: "con frecuencia", ya que es algo que ni hombres ni mujeres podemos evitar. Mirar a otros no implica en absoluto infidelidad, aunque por supuesto, hay distintas formas de mirar, algunas de las cuales sí podrían ser excesivas, pero mirar "con frecuencia" no significa absolutamente nada. La revista lo hace deliberadamente para hacerle creer a un lector ignorante e inseguro que su pareja podría estar siendo infiel, y que así busque la revista para leer más artículos y hacer más tests al respecto.

El tercer problema es que con tal de tener un "test" en cada edición de la revista, o en el caso de facebook, con tal de simplemente poner un "test" que nadie más haya puesto, llegan a poner pruebas que van dirigidas a descubrir cosas absurdas que no sirven para nada, como por ejemplo: Si fueras un asesino, ¿qué clase de asesino serías? O, ¿a qué actor de hollywood te pareces más? O incluso cosas que no se pueden descubrir por medio de las preguntas, como ¿qué tan sexy eres?. Han llegado a tal extremo que ya los tests pueden ser de cualquier estupidez. No me extrañaría tomarme con uno que dijera: "Si se fusionaran la escuela de hechicería de Hogwarts y la UNAM, ¿Qué tan propenso serías a convertir al rector en sapo?"

Otro problema adicional es que al hacer esos tests tan sencillos, a veces son tan obvios que los resultados son fácilmente manipulables. Por ejemplo, en un test que determine si eres una buena o una mala persona, te preguntan: "¿Te gusta compartir? A. Sí. B. No". Por supuesto, esto es absurdo. Cualquier persona que espere que le digan que es una buena persona manipulará esta respuesta y contestará "Sí", aunque no sea cierto.

Y por supuesto hay muchos que se toman en serio los resultados de estas pruebas ridículas y que son afectados considerablemente por éstas. Eso es algo realmente lamentable, y mientras más se facilita la publicación de estas supuestas pruebas gracias a medios electrónicos como el Facebook, se vuelven cada vez más absurdas y estúpidas, ya que cada vez es más fácil para gente que cree que sabe y que en realidad no sabe nada, o incluso gente que está consciente de que no sabe nada y que sólo lo hace por malicia, publicar estas pruebas.

Friday, February 01, 2008

Adiós, Dr. Simi, Adiós.


De acuerdo a una nueva ley publicada en México, se empezarán a hacer revisiones de calidad de las medicinas, por lo que se espera que todas aquellas medicinas "similares" sean eliminadas del mercado y solamente queden las medicinas de patente y los genéricos intercambiables.

El comisionado de la COmisión FEderal de Protección contra RIesgos Sanitarios (COFEPRIS) dijo lo siguiente: “No hay precio que pueda comprar la salud” y “el interesado paga el costo, esto sucede en todos los países”.

Por supuesto, ante el argumento de que hay gente que simplemente no tiene con qué pagar, lo que dijo el comisionado parece una actitud de total arrogancia. Pero la pregunta es la siguiente:
Si la gente que no tiene con qué pagar recibe un medicamento que no sirve para nada, ¿no es peor que les quiten su dinero al pagar por medicinas que no funcionan, a que se queden del todo sin medicina, pero al menos tengan dinero?

El Dr Simi, por supuesto, por debajo del agua vive gracias a que la mayoría de las enfermedades son psicosomáticas y pueden curarse con cualquier placebo si la gente le tiene suficiente fe.
Pero hay otro problema con las medicinas similares: no sólo pueden ser ineficaces, sino que también pueden provocar daño, al no tener la composición adecuada. Y esto es independiente de si la cuestión es psicosomática o no.

Yo no soy médico, pero he tenido numerosas conversaciones con estudiantes de medicina y médicos profesionales y todos coinciden en que las medicinas del Dr. Simi son un verdadero peligro. Además, no todos se encuentran muy convencidos de las medicinas genéricas intercambiables, que se supone, son bastante más seguras que las similares.

De hecho, cuando se tiene la posibilidad de comprar una medicina de patente, uno debe pensar que no sólo está pagando por la medicina, sino que está ayudando a aumentar la posibilidad de que enfermedades incurables dejen de serlo en un futuro.

Pero hay quienes necesitan la salud de los suyos y no pueden darse el lujo de financiar la investigación. Por eso existen las farmacias similares, que viven del engaño y que realmente no dan los mismos beneficios, e incluso dan más riesgos.

Mi conclusión respecto a este asunto es que está bien que desaparezcan las medicinas similares, por los riesgos que implican, sin embargo, el gobierno debería buscar la manera de mejorar la infraestructura del IMSS y del Seguro Popular para que las personas que ahora compran en las farmacias similares puedan tener acceso a medicinas de calidad.

Más información en
http://www.eluniversal.com.mx/notas/478754.html