Tuesday, February 24, 2009

De vuelta al death magnetic.

Ya había hablado de este disco en un post anterior, sin embargo, después de algunos meses de estarlo escuchando (y sin poder dejarlo todavía), creo que vale la pena volver a hablar de él. Sin embargo, en esta ocasión quiero tocar un tema que no había mencionado antes, dado que apenas acababa de escuchar el disco por primera vez y por lo tanto no tenía forma de analizarlo. Ese tema es el de las letras. Las letras han sido siempre una parte esencial de Metallica, y cuando salió St. Anger, todo parecía indicar que James Hetfield había perdido toda su habilidad poética. Las letras de St. Anger fueron simplemente espantosas en su mayoría. En el Death Magnetic esto se revirtió y además de una forma gloriosa, sin embargo, hay que analizar un poco a fondo las letras de cada canción para darse cuenta de lo que estoy hablando, por lo que lo haré en el orden en el que aparecen en el disco.


1. That was just your life: Esta canción nos retrata una experiencia cercana a la muerte, en la que una persona, por un suceso repentino, está a punto de morir, y casi deja, no sin intención, que su vida se le escape de las manos. Esta es una de las canciones más intensas del disco, y al igual que muchas otras canciones de Metallica, hace ver la muerte como algo muy cercano, e irónicamente, hace a quien lo escucha y lo comprende, sentir alegría de estar vivo.

2. The end of the line: Al menos desde mi punto de vista, nos habla del comportamiento destructivo y adictivo en el que caen muchas personas en el medio del espectáculo cuando llegan a la cúspide de sus carreras, y que finalmente las ha llevado a perderlo todo y hasta a la muerte (i.e. Janis Joplin, Jim Morrison, Kurt Cobain, etc). Esto se puede ver por un par de frases clave en la canción: "Incinerate Celebrity[...]The latest High to all time low".


3. Broken Beat & Scarred: En un principio esta letra parece una lírica mediocre sobre superación personal. En realidad esto está muy lejos de la realidad: Esta canción no se trata de autosuperarse, sino de cómo una persona puede soportar todos los maltratos que la vida puede dar, y seguir ahí, luchando y soportándolo todo, seguir vivo a pesar de cualquier cosa, incluyendo intentos autodestructivos.


4. The day that never comes: A muchos les parecerá extraño que lo diga, en especial por el mediocre video que la acompaña, pero creo que esta es por mucho la mejor y más impactante letra del disco. Y a diferencia de lo que el video hace pensar, esta canción no habla de la guerra. Más bien retoma el tema de canciones como "Battery" y "Harvester of Sorrow", de los maltratos que un padre desalmado puede hacerle a sus hijos. Y la clave está en que la letra no dice: "The sunshine never comes", sino que dice: "The SON shine never comes" (Ver el folleto con las letras que viene con el disco).


5. All nightmare long: Una total obra maestra, esta canción evidentemente habla de una pesadilla, al estilo de Enter Sandman. Sin embargo, esta es una de esas canciones que sí requieren explicación por parte de su autor, y como tal, James Hetfield mencionó que está inspirada en el mito de Khtulu de H.P. Lovecraft (un reconocido autor de literatura de terror), en esta ocasión en específico de los Canes de Tíndalos. Yo no he leído nada de H.P. Lovecraft, pero según la información de Wikipedia en inglés sobre los "Hounds of Tindalos", son unos monstruos de forma desconocida, ya que nadie que los haya visto ha sobrevivido (aunque se asume forma canina por el nombre que se les dio), que persiguen a las personas, y no te puedes salvar de ellos ni en tus sueños.


6. Cyanide: Esta lírica habla de una persona que ha estado en cautiverio, probablemente como un prisionero de guerra, y finalmente pierde toda esperanza y decide suicidarse. Cabe mencionar que a algunos soldados que tengan información sensible, se les envía a sus misiones provistos de una pastilla de cianuro para que puedan suicidarse antes que el enemigo pueda torturarlos para que revelen información, lo cual pudo haber sido una inspiración para esta canción.
7. Unforgiven III: En lo personal esta es la canción que menos me gusta del disco tanto lírica como musicalmente, aunque mala no es. Aquí se aleja un poco del tema de la muerte, y habla de cómo una persona puede desviarse de su camino y perderlo todo en la búsqueda de la riqueza. En mi opinión, esto es una apología por parte de James, debido a asuntos como el de Napster, entre otros, que llevaron a Metallica a ser una de las bandas más repudiadas.


8. The Judas Kiss: En un comienzo creí que esta era una canción anti-religiosa, pero en realidad de lo que nos habla es de cómo, en un momento de debilidad o amenaza, cualquiera puede llegar a ser manipulado vilmente, no solamente por la religión, sino por cualquier oportunista, para traicionar sus propias creencias, salvando su vida, pero arruinando su existencia. Con esta canción Metallica vuelve a protestar en contra de los muchos males que existen en la humanidad, tal como lo hacía en los viejos tiempos.


9. Suicide & Redemption: Esta no tiene letra, es instrumental. Sin embargo, el título y la música nos dan una idea de lo que Hetfield quizo comunicar en esta pieza: Es la continuación de Fade To Black. Su música, en momentos alegre, y en momentos triste, nos indica cómo uno puede contemplar el suicidio, acabar con su vida, y posteriormente redimirse, darse cuenta que uno tiene mucho por qué vivir y seguir adelande.


10. My Apocalypse: Otra de mis favoritas. Al escucharla por primera vez parece tratarse simplemente de destrucción y violencia sin sentido. En realidad, lo que retrata es una muerte violenta y sangrienta, provocada por un terrible accidente automovilístico que lleva a las peores consecuencias imaginables. Lo sorprendente de esta canción es la forma en que lo hace, es realmente terrorífica.


Todas estas letras hacen que este gran disco sea aún mejor. Creo que James Hetfield por fin se reencontró consigo mismo y de nuevo nos trajo canciones bien escritas que reflejan la personalidad de la banda y la llenan de intensidad y de poder, así como también nos muestran el sufrimiento que el propio autor de éstas ha soportado durante su vida. Este es un adiós definitivo a las letras en ocasiones incoherentes de St. Anger. Metallica ha vuelto y esperemos que sigan por este camino.